miércoles, 17 de diciembre de 2008

El puto


Cuando digo que quiero a mis amigos es porque son lo mejor que le puede pasar a uno. Para mi cumpleaños del año pasado me invitaron a comer a un restaurante de comidas opíparas y precios casi tan desmesurados como la carta.

Pero este año no se les ocurrió mejor idea de regalarme sexo. No, no, ellos no se iban a acostar conmigo…me querían regalar un puto. Sí lectores y lectoras, me querían regalar el servicio sexual de un tercero, personal e intransferible.
-Ya mira, nosotros te damos la plata y tu buscas- Dijo M.
-Sí, sí, tu buscas porque nosotros no vamos a estar llamando pues- Y zanjó el tema C.

NO!- fue mi respuesta rotunda, contundente y ganadora.

Aun así, roído por la curiosidad, ese día en mi casa me puse a buscar en internet páginas de scorts, de fletes, de gigolós, de caballeros de compañía, de meretrizos, si cabe la palabra, de chuchumecos, de polillones con aires de mariposa, de rameros, mesalinos, cortesanos, pelanduscos, en fin: de putos.

Me di cuenta que la oferta es variadísima y que el mercado sexual es un circuito, al parecer bastante rentable y hasta muy bien organizado y estructurado, a pesar de ser, me imagino, informal; porque no creo que ninguno de esos jovencitos te pasen tu boleta por servicios no personales con RUCo y todo; ni siquiera las supuestas agencias deben tener un permiso de funcionamiento o certificado de salubridad.
Todo me hizo recodar al verano del año pasado (que en unos meses será el verano de hace dos años); con mi prima y mi primo pasábamos el día en una oficina trabajando, bueno, según ellos trabajaban, yo sí lo hacía. Mis par de vagos primos, una tarde, no se les ocurrió mejor idea que buscar números de putos, no sé si en el periódico o en internet y comenzaron a llamarlos. Se burlaban de los pobres, se hacían pasar por una pareja moderna que quería experimentar. Mi prima me contó de uno en especial que lo había enternecido mucho porque tenía la voz muy amable y aflautada.
-De hecho es pasiva, pero, pobrecito, tiene bonita voz, se le ve un chico lindo, pero, pobrecito, cobra poquitísimo- me dijo mi prima apenada.

Volviendo a mi supuesto puto. En mi búsqueda encontraba cosas bien sugerentes y digamos…¿apetitosas? Dudé en declinar, Mis amigos me iban a pagar para que yo tenga pleno dominio sobre “eso”. Ganadorzazo. Pero no, dejé las imágenes en mi cabeza y ahí terminó la búsqueda. Aunque…ehm, mira, semejante humanidad sobre mi no estaría nada mal…NO!!!!!!!!!!!!!! Fuerza de voluntad, como que te llamas Mauricio Babilonia no aceptarás un puto sobre ti.

Porque ¿Qué significa recurrir un puto? Comprar caricias, arrendar besos, pagar por sexo. Creo que sería como no darte el reconocimiento suficiente de poder gustarle a alguien, de poder, tal vez no enamorar a alguien, pero quizá sí generar la suficiente atracción para que ese alguien quiera acostarse contigo, o salir contigo, o lo que sea. Estarías pensando que esa masa enhiesta se hunde en ti por mera obligación, por unos cuántos dólares mientras, tal vez, está pensando en alguien que no eres tú, o no lo disfruta; no es una persona que quiere hacerlo contigo, es simple mercadería.

Qué delgada puede ser la línea entre lo que se debe o no hacer, entre lo que es o no ético o moral, pero ¿Qué es ético o qué es moral? O en todo caso ¿para qué sirve? Yo soy muy respetuoso del trabajo de las prostitutas y supongo que por consiguiente también del de los prostitutos, claro que sí, con su cuerpo cada quien hace lo que quiere, pero de ahí a que sea denigrante para su condición de ser humano es distinto...y creo que es ahí donde cede la línea de lo que es ético: que tan personas nos hacen nuestras acciones.

Yo no puedo porque no tengo la suficiente sangre fría para acostarme con alguien, compartir esas áreas marcadas por el pudor que las hacen accesibles sólo a quienes ameritan llegar ahí abajo, no puedo acostarme con alguien por el que no siento nada y cuando el fragor ha menguado y la erección ha muerto no soy capaz de mirarlo a los ojos; o, simplemente, porque lo he hecho y me siento fatal luego.

Este sábado alguien me decía: -Vas a un tono, ves AL pata, hay atracción, de hecho se gustan ¿No te lo tirarías aunque no sepas su nombre?- Ahí es distinto, de hecho creo que cedería ante los placeres de la carne, pero es distinto porque se empieza un tipo de relación de gusto implícita, no sé, me imaginé la escena de esa situación como dos personas en un tono medio gileando y desarrollando una atracción mutua que desencadena en la clásica “vamos a un lugar más privado?” y no una mera transacción.

En todo caso, la necesidad insatisfecha que calman quienes brindan servicios sexuales es una necesidad vital más, it’s human nature, pero no es una necesidad más como cualquier otra, es una necesidad que involucra nuestros sentimientos, nuestra psique, nuestra relación con nosotros mismos y todas esas fibras medio delicadas que tenemos dentro. Ya depende de cada uno una vez más.
*Foto: 'Male Hustler' por I.C. Rapaport.
--

15 comentarios:

cositaseria dijo...

Yo tampoco pagaría por sexo. Para cualquier cosa si no hay un mínimo de feelin' nada funciona, no sirve. Igual que generosos tus amigos.. =)

peregrino dijo...

El tema es mas complicado, es claro que el sexo es una industria, en todas su ramas, se gana mucho dinero con el.

El tema moral o ético enreda mas esto, súmale tus criterios judeo-cristianos y estarás jodido realmente para no sentir culpa.

Míralo como es, una transacción comercial donde cada uno pone una parte, ahora para lograrla tienes que tener la capacidad de no sentir remordimiento alguno por el tema enhiesto que en ti se clava.

Hay un tema del ejercicio de la propia libertad; otra cosa, tirar con un puto y tirar con un desconocido es casi lo mismo, no te engañes, a uno le pagas nada mas para ahorrarte el trámite de la cacería.

Nos leemos.

Mau dijo...

Nosoy judía, y estoy tratando de no ser cristiano...sólo tengo una visión...

Juaneca* dijo...

En mi caso no pagaría por sexo, ni hoy ni en un millón de años; no me gustaría ser cómplice de una industria que trae tanta porquería a la tierra.

Interesante tu post, haz tocado un tema extenso de la manera mas sencilla :]

Abrazooooooos!

PD: Tus amigos estan tremendamente locoos! que ocurrencia mas divertida xD!

Maxito dijo...

Yo no puedo pagar pagar por sexo. Ni permito que me pagen por hacerlo. ¿Por qué? Porque me sentiría como un ser que solo sirve para satisfacer un placer sexual. Un placer que te puede satisfacer una vez y por un determinado tiempo.

GAD dijo...

Yo jamás pagaría por sexo. Digo para qué? Que plata tan malgastada XD. pensemos en los niños que no tienen que comer estas navidades.

Con mi cosota basta y sobra, como podrás leer en mi último post. Y si no estuviéramos juntos, tampoco pagaría, pues me sentiría TAN SUCIO como tú, no quieres aceptar.

ACLARCIÓn: Ninguno de mis comentarios ha de ser tomado como formas de coquetería, si quieren tomarlos así, pues bien por uds. Pero yo estoy engaged. Okas? Sale y vale. Te me cuidas.

Muy buen post.

Lemon Guy dijo...

Ni etica ni moral, pasa mas x el tema d q uno no va a pagar x algo q puede obtener gratis y si es muy cierto q eso eleva la autoestima no? osea q sensación te va a quedar del momento después q todo acabe ... se te cruzara por la cabeza si le gustaste al puto? no creo!!! noo aun somos jóvenes y lindos jajaja

Congruous dijo...

Soy gay, y dudo bastante que la homosexualidad sea algo moral.

Así que, no te sientas mal por esa parte. En serio.

Secreta Presencia dijo...

"judío" mi estimado Mau, a menos que te me hayas... NO! Ni pensarlo u_u

Que tema el de los putos! Yo tampoco lo haría, sobre todo porque no pagaría por sexo, ni que fuera tan difícil conseguirlo sobre todo en el medio gay, sexo en todo lugar, como diría Calle 13 "sexo en la cama, sexo en el baño, sexo sin ropa, sexo en pijamas" ....

Qué es lo bueno y qué es lo malo? Lo que no dañe a tu espíritu es lo único que puede ser bueno y moral para uno pero eso depende que tampoco dañe el del resto.

Mr. Babilonia lo veo luego!

Saludos! :)

Mau dijo...

Congrous

La homosexualidad no es moral...pero tampoco es inmoral...osea, no creo que merezca un juicio de valor (moral) ya que no me parec que esté bien ser gay, pero tampoco está mal ser gay.

Psicológicamente puede ser vista como anormal, en eso podría estar de acuerdo...pero no sé tu, pero al menos yo, no soy un inmoral...al menos no x ser gay, x otras cosas tal vez, pero no por ser gay :)!

alonso dijo...

Obvio que no es lo mismo tirar con un desconocido de la disco que con un pata de la seccion relax del comercio (bueno, si he chequeado algunas veces esa seccion xD), la diferencia es que a uno se le paga y a otro no. En la disco, gilearse a un tipo es un proceso mas complicado que se podria evitar pagandole a uno q esta dispuesto a hacerlo, pero en el fondo es casi lo mismo, pues no te vas a enamorar de ninguno (enamorarse del put@ o el punto solo pasa en peliculas peruanas - mañana te cuento).
Ho defiendo la posicion de los que pagan por sexo, pero creo que cada quien es libre de hacer lo que le venga en gana con su dinero y su cuerpo. Algo de menos moralismo y mas accion vendria bien Mau.

Saludos.

damian dijo...

q buenos amigos, pero para darte ese regalo te veran solo mucho tiempo.
la intención es lo que cuenta,yo estoy a favor, de los que quieran hacerlo, total no esel oficio mas viejo del mundo?
por lo pronto no ha habido necesidad, jajajaja
damian

Anónimo dijo...

En si tiene algo de cierto gilearte a alguien para algo rapido,es casi como buscar un puto tirar y chau.Mas que el hecho de pensar en si es tan moral o no;si van a hablar de moral mejor tratemos de sacarnos esa famita de promiscuos,cualquier hetero que conosca,al menos la mayoria,evoca un pensamiento de promiscuo hacia cualquier conocido gay...es lamentablemente cierto,a mi no me gusta lo casual hasta ahora han sido relaciones al menos por mi parte duraderas,haber que dicen...
MR.Keller

Joncelu dijo...

Yo en tu lugar lo hubiera hecho por que yo no lo veo mal si no mas bien como lo que es un producto para satisfacerte sexualmente, pero por lo que comentas en el post de como te sentiste creo que entonces los que dicen ser tus amigos no lo son, despues de todo un amigo sabe lo que te gusta y lo que no, no lo crees?

Mau dijo...

No Joncelu
mis amigos, esos amigos, son mis amigos de verdad
tan claro como que la tierra es redonda :)