sábado, 12 de julio de 2008

El gringo del McDonald's


Éramos casi 100 personas, nos desplazábamos como una manada por Roca y Boloña, era casi media noche. Después de una reunión entre importante y divertida teníamos que hacerla, como es de costumbre, en el hueco tradicional de la Calle de las Pizzas. Pero yo estaba cansado y sin plata, así que preferí irme para mi casa, aprovechando que una amiga que vive cerca a mi estaba llamando a su papá para que la recoja, así que Giuly y yo decidimos hacer hora en el McDonald’s de la esquina de Diagonal con Pardo, Pancha y Emilio nos siguieron.

Fuimos a la caja a hacer nuestros pedidos y había el grupo de gente típica en una madrugada miraflorina, ejecutivos, chibolos, emos, skaters, turistas, viejitos, viejitos turistas, etc., la mitad de ellos, podría asegurar, gay! En fin. El, digamos, normalísimo grupo de dos chicos y dos chicas sin ningún mechón sobre el ojo, ni piercings raros ni pantalones anchos se sentó en una mesita de cuatro en el segundo piso desde donde veía el chorrote de agua del óvalo con su luz añil que me gusta tanto.

En eso, me percaté de un gringo, un gringazo sentado en la mesa que estaba atrás de la nuestra, pero que dada mi posición quedaba frente a mi. Con Giuly, que se sentaba a mi lado, comenzamos a hablar de lo guapo del sujeto: alto, de cuerpo bien formado, con el cabello castaño, ojos azules y una sonrisa preciosa, que sería mi perdición luego, Bromeábamos con la idea del gringo, Pancha dijo “está muy lindo…y te está mirando!!!”.

¿QUÉ? Efectivamente, Mr. Gringo me miraba sonriendo, seguro percatado de que había sido sensación en la mesa de los chicos del frente, especialmente en mis ojos inquietos. Jugando, porque todo fue en absoluta broma, también yo miraba a Mr. Gringo mientras comía mi (sugerente) cono de vainilla, hasta me paré para peinar el área, repito, en broma, porque cuando las cosas se ponen serias reacciono de maneras extrañas, como con el gringo que me hizo hiperventilar.


¿Hiperventi…qué!!!? Hiperventilar (¡Chanfle!), “Aumentar en exceso la frecuencia y la intensidad respiratorias”, según la Real Academia de la Lengua Española. Es que en una de esas el gringo, con más descaro que el mío, me lazó tremenda sonrisa mostrando sus dientes alineados y esa cara de portada de Men’s Health que me dejó tieso, y no me refiero a esa parte que suele ponerse tiesa ante un estímulo tal, sino que me dio tipo un ataque de nervios. Comencé a comer mi helado ya sin saborearlo y me agité, más que un ataque de nervios era como un ataque de timidez, me tuve que esconder tras Emilio que estaba sentado frente a mi. Giuly, que se preocupa mucho por mi vida afectiva (según ella jajaja!) me decía “anda, háblale” y yo sólo atiné a limpiarme el helado con la boleta y como un flash pasó por mi cerebro meterme al baño, si Giuly quería que le hable, ahí sería un poco más caleta, no quería ser el brichero del grupo, porque para esto un montón más de mis amigos se habían metido al McDonald’s después que nosotros. Mr. Gringo se marchó del establecimiento y yo me quedé en un estado ‘qué pasó aquí?’

Las conclusiones son diversas, desde miedo, roche, pasando por trauma y desconfianza. Bajé un toque a ver si encontraba a Mr. Gringo por ahí de nuevo, me sentí tan imbécil y me metí de nuevo al McDonald’s, me compré otro helado y esperé al papá de Giuly que me llevaría a mi casa. Giuly me regañó cual casamentera; por qué no le hice el habla a Mr. Gringo. Yo sólo me quedé pensando y le pedí a San Puto, patrono de los gileros: “hazme un poquito más indecente”. Amén.

10 comentarios:

Andrea dijo...

Ay Mau creo q esa fue una gran oportunidad de encontrar el tan ansiado novio gay, y para colmo un Adonis...o bueno siendo pesimista al menos un amigo lindo!!!

Alexiel Vidam dijo...

Jajajaja, te komprendo amigo, yo también soy "jilera monse" T_____T... En tu situación, a mí me hubiese pasado exaktamente lo mismo -______-"... Tal vez esta époka de gente tan deshinibida y lanza no es para nosotros.

Anónimo dijo...

YO TE ENSEÑOOOOOO!!!!!

peregrino dijo...

Jajaja te he descubierto por casualidad y me has hecho reir con tu relato, el mismo que paso a comentar.

Si buscas un novio no creo que Mr. Gringo sea la mejor opción, lo mas probable es que luego de tomar tu "flor" se trepe en un avión y continúe su vida de portada de revista en otro lado, creo que de alguna manera lo entendiste así.

Y digo con 21 años tampoco es que estés tan desesperado como para levantar en el Mac Donalds; digo no?

Nos leemos.

Ryuuzaki dijo...

Qué anécdota tan divertida XDD
Me han pasado cosas parecidas, y algunas me resultaron traumáticas -w- XD

Javier dijo...

Anécdotas parecidas a la tuya también he tenido pero me tuve que controlar para no tropezarme con rocones...

Umbriel & Oberón dijo...

Buen post, escribes de manera divertida!!! y sabes? no te hagas paltas por no haber sabido que hacer en aquella oportunidad, todos pasamos por ese momento y no solo una vez, sino muchas, hasta que de un momento a otro, zasss!!! lo logramos!!! aprende de esas experiencias para que no vuelvan a pasar... pareja un turista? ni lo pienses!!!

Sandum dijo...

Lo bueno es que ya sabes que hacer la proxima vez que un chico Men's Health te sonria (y yo también) Saludos!

Congruous dijo...

Hola, primero que nada espero que llegues a leer esto xd.
En fin, di con tu blog por casualidad, y debo decir que me encanta y... aunque suene un poco apresurado, encantas. Sobretodo por tu descripción... Sabes? Me vi reflejado en lo que escribiste, y cualquiera que pueda escribir como tú, debe ser perfecto.

Debo admitir que también soy un mal cabro. Aunque dudo que te intereses en un chibolo de 16 años
igual desearía que checkaras mi blog (:


Un saludo,
Congruous

MIK dijo...

Jaja post con gileos incuidos.
Muy buen post este. A todos nos ha pasado que gileamos con tipos estilo modelos de mens health y al final la puta inseguridad hace que perdamos oportunidades. Uno dice: ay pero es tan cute!!!.
Aniway, a los 16 me gustaba un pata parecido a un cantante británico de rock melódico, salimos a tomar café (bueno él, porque yo no tomo café y lo acompañé con un jugo de naranja) y adivienen que... 2 semanas después nos pusimos de novios, bah solo duró 1 semana pero es la persona mas importante en mi vida sentimental jeje igual, ya ven a veces se nos hace.